Juan Melendez Voices United for Justice Project
   

About Us

Juan's Story

Speaking Engagements

International Tours

Exonerees Talking

Death Penalty Info

Links

Get Involved

En Español

Press/Media


 

Biografía de Juan Roberto Meléndez-Colón

 

La historia del Sr. Juan Roberto Meléndez-Colón es un relato de injusticia y crueldad pero también es la narración de una gran lucha llena de valor y de fe por los derechos indiscutibles que todo ser humano posee:

la vida y la libertad.

 

Juan Roberto Meléndez pasó diecisiete anos, ocho meses y un día en el pabellón de la muerte de Florida por un crimen que no cometió. En el momento de su exoneración y liberación, el 3 de enero de 2002, adoptó el numero noventa y nueve como preso absuelto de una condena de muerte en los Estados Unidos (desde 1973).

 

No existía ninguna evidencia física que lo vinculara con el crimen y su sentencia a muerte fue basada solamente en el testimonio de dos testigos bastante cuestionables. Tres veces la Corte Suprema de Florida se confirmó su condena durante los procesos de apelación. Sin embargo, en septiembre del 2000, dieciséis años después de su condena se descubrió una transcripción de una confesión grabada del verdadero culpable del crimen quien había declarado su responsabilidad en este hecho a por lo menos dieciséis personas.

 

En un expediente de setenta y dos páginas, la jueza Barbara Fleischer, anuló la sentencia y señaló detalladamente las injusticias que se habían cometido en contra del Sr. Meléndez. Además ordenó un nuevo juicio porque se demostró que en el pabellón de la muerte tenían a un hombre inocente.

 

El abogado de defensa y sobre todo el fiscal tuvieron que someterse a las duras críticas por la parte de la jueza Fleischer. En cuanto al fiscal le criticó por no haber presentado evidencia “crucial” que demostrara la inocencia del acusado (Meléndez). Durante el proceso de apelaciones, incluyendo dos audiencias donde se presentó nueva evidencia, la defensa había demostrado la existencia de muchas confesiones y declaraciones hechas por el verdadero asesino a su familia, amigos, policias, investigadores, y abogados que apoyaba la teoria de la defensa (desde el principio) que Sr. Meléndez era inocente. A pesar de esta evidencia tan fuerte a favor del Sr. Meléndez, el fiscal no admitió ninguna responsabilidad y solamente declaró que no iba a proseguir a un nuevo juicio porque uno de sus testigos principales habia muerte y el otro se había retractado de su anterior testimonio.

Después de su liberación del pabellón de la muerte y sin amargura, ira, rancor ni odio contra los que fueron responsables de tan gran injusticia, Juan Roberto Meléndez-Colón, ha viajado por los Estados Unidos presentando su trágica historia y llevando un mensaje de superación. Actualmente vive en Puerto Rico donde trabaja con jóvenes de alto

riesgo en una finca de plátanos, a quienes enseña a trabajar la tierra y aconseja para que se retiren de todo aquello que atente contra su salud, su tranquilidad y su dignidad. Hay que destacar que como trabajador agrícola y emigrante, continúa el camino y la inspiración del líder chicano, César Chávez.

 

Presentaciones

 

Como orador auténtico, dinámico y excepcional comparte Juan Meléndez una historia personal, inspiradora de fortaleza humana, coraje, fe y esperanza. Su caso legal subraya los problemas extendidos en el sistema de la pena de muerte en los Estados Unidos, tales como el alto riesgo que consiste en ejecutar a una persona inocente y su aplicación vergonzosa y discriminatoria para las personas “ de color” y “los pobres” que integran el grupo mas vulnerable e indefenso de nuestra sociedad.

 

Congresos, Conferencias y Simposios

 

Juan Meléndez se ha presentado en varios congresos, conferencias y simposios, incluyendo el Segundo Congreso Mundial Contra

la Pena de Muerte, en Montreal Canada, en octubre de 2004, la Convención Nacional de la Liga Unida de ciudadanos Latinoamericanos (LULAC) en San Antonio, Texas, Julio 2004, Simposio de Defensa Capital en Monterrey, California, marzo 2004, conferencias nacionales de amnistía internacional, en Nueva York, 2004 y Atlanta, Georgia, 2003 (orador principal), conferencias nacionales de la Coalicion Nacional para Abolir la Pena de Muerte (NCADP) en Chicago, octubre 2004 (orador principal), Nashville, octubre de 2003 y en Washington, D.C. octubre 2004 (orador principal).

 

 

Escuelas Secundarias

 

En las escuelas de Nuevo México, Juan Meléndez ha hablado a mas de cuatro mil alumnos de nivel segundaria. Dentro de su exposición, incorpora un mensaje profundo en contra de la violencia y subraya la importancia fundamental que tiene la toma de buenas decisiones y a rechazar la venganza. Asimismo, exhorta a los jóvenes a involucrarse en los asuntos sociales para que como ciudadanos de una democracia luchen por crear una sociedad que garantice la justicia para todos. Sus palabras les provocan un fuerte impacto, sin embargo aquellos muchachos de “alto riesgo” se identifican muy especialmente con él, quien les previene sobre la facilidad que enfrentan las aprehensiones juveniles.

 

Colegios, Universidades y Escuelas de Derecho

 

Los colegios, las universidades y las escuelas de derecho han sido espacios para las “brillantes” presentaciones del Sr. Meléndez en las que subraya los problemas endémicos de la pena de muerte. Una profesora de derecho describió a Juan Meléndez como “un testimonio vivo de la injusticia de la pena de muerte” y explicó que “su charla había sido mas efectiva que cualquier otra cosa que (ella) pudiera enseñar a [sus] alumnos.” Otra profesora de periodismo y comunicaciones declaró que oír su historia era “una experiencia extraordinaria que nunca olvidaremos” y que “esta historia necesita ser eschuchada por todo el mundo.”

 

En las iglesias, sinagogas y otros lugares religiosos, comparte Juan Meléndez su “viaje de fe” extraordinario, como hombre inocente condenado a muerte. El entusiasmo que provoca en los oyentes es notable dado que proclama que su vida fue salvada por milagro y por la gracia de Diós. Su madre devota, estuvo literalmente de rodillas por diecisiete años, ocho meses y un día rezando por un milagro que probara la inocencia de su hijo. Fue su fe Cristiana tan profunda y firme y la seguridad en la inocencia de su hijo lo que dio esperanza a Juan Meléndez de que un día probara su inocencia y recobrara la libertad.

 

El Sr. Meléndez es hispanohablante pero también habla un inglés excelente y la mayoría de sus presentaciones y entrevistas son en este idioma.

 

Para hacer arreglos para una presentación, favor de comunicarse con la Sra. Judi Caruso at 505-362-1784, directora del proyecto: “Juan Melendez Voices United for Justice” (Juan Melendez las Voces Unidas para la Justicia).